Sin vuelta de hoja

dos fuegos

A veces ocurre que cuando dos fuegos se juntan las llamas se avivan.

Algo parecido ocurre entre emigrantes y nativos cuando se cruzan por vacaciones.

La llama del reencuentro los fulmina.

Chispas de bellos recuerdos.

El paisaje incandescente,inconfundible.

Cuando te sacan la pinta al entrar en una tienda,el aire se caldea.

A cada paso que das imágenes del pasado iluminan las esquinas.

Caras conocidas.

Una forma de expresarse pegajosa.

Mira aun esta la tahona,la antigua fragua,el Pilar,el colegio...

Si señora aquí nací porque así estaba prescrito.

Sin quererlo el destino se encargó de arrancar mi raíz de este lugar,circunstancias de la vida.

Huérfano no solo de Padres también de origen.

Otros deciden por ti.

Un niño que se deja llevar por la marea del destino,unas veces hacia buen puerto,otras: embarrancado ante el infierno. 

Creces y te haces mayor entre dos fuegos.

No te sientes en casa ni en uno ni en otro.

Cuando alguien hace las maletas por ti

eres parte del equipaje.

No te queda mas remedio que continuar el "viaje".No hay vuelta de hoja.

Emigrante incomprendido,huyes de la vida no del miedo a vivir.

Autor: Miguel Polo

 


Escribir comentario

Comentarios: 0